Conclusiones de The Brandery Summer Edition 2012

Aunque ya ha pasado más de una semana desde que finalizara “The Brandery”,no queríamos esperar a la próxima edición sin dejaros un poquito de lo que fue esta última edición de “The Brandery” Summer 2012. Una edición veraniega perseguida por la polémica, para algunos un evento imprescindible y para otros un “The Brandery” mal organizado y que ha dejado mal sabor de boca.

Es cierto que una vez pasabas la entrada había un vacío ante tus ojos, quizás de espacio, quizás de público, o simplemente de sensaciones. En algunos medios se habla de un “The Brandery” que ha dado muy buenos resultados pero hablando de resultados ¿A qué nos referimos? La falta de repercusión mediática puede que sea la causa de que una vez más “The Brandery” se haya quedado a la puertas de ser el salón de moda alternativo que nos han querido vender.

La idea de una pasarela urbana llena de distracciones, desfiles y actividades es básicamente brillante sobre todo para los aficionados a la moda y al estilo urbano que estaremos a “The Brandery” eternamente agradecidos. Tres días en los que quieres comerte el pabellón nº8 del Recinto de Monjuic y no perder ni un detalle de las próximas tendencias, de los workshops, de las conferencias, de las actividades y además aprovechar para meterte en el bolso todas estas revistas de moda pasadas de fecha que faltan en tu colección. Muchas cosas para dar a conocer al público lo que es la moda en su esencia más street.

Marcas conocidas como Custo Barcelona con sus líneas Custo Line y Custo Growing, Veneno en la Piel, Slazenger, Love Therapy, Replay o Superdry, junto a otras menos conocidas como Laga o Ande, presentaron sus propuestas para el próximo año. Además el diseñador Ian Mosh también participó en esta séptima edición de la feria de moda urbana “The Brandery” presentando diseños con volúmenes en tejidos naturales. 15 desfiles de 32 firmas en un escenario demasiado amplio para los pocos asientos habilitados al público (por supuesto unos cuantos escogidos).

Allí pudimos comprobar que el desfile de Custo Line fue como siempre el máximo protagonista con una colección para chica y chico en colores flúor e incorporando el blanco en su paleta de colores. Moda inspirada en el surf de los 80 y que como siempre se caracterizó por los grafismos, identidad de la marca.

A parte de los desfiles donde las marcas urbanas del momento nos enseñaron sus ideas para el próximo verano, en “The Brandery” hubo mucho más. Pudimos asistir a charlas y conferencias realmente interesantes donde el tema de la sostenibilidad reinó por encima de otros en las mesas redondas organizadas por la plataforma de moda ética Be-Co. El organismo líder en información y análisis de tendencias WGSN nos descubrió cuáles serán las claves para el verano 2013: cortes asimétricos, los colores vibrantes y los brillos metalizados.

Tuvimos el privilegio de escuchar de primera mano las experiencias de Elio Fiorucci, fundador de la marca Fiorucci y un gran partidario de que acciones pioneras como “The Brandery” tengan lugar. Y para los que empiezan en el negocio de la moda, se trató el tema de la exportación, factor principal a la hora de comercializar nuestros productos y una salida para muchas marcas que aquí no encuentran mercado.

Durante los tres días de “The Brandery” varias marcas nos buscaron otras formas de entretenimiento. Replay con video proyecciones dirigidas por Oriol Torres, Custo&Barbie creó una pasarela de ficción donde las más jóvenes podían posar como verdaderas modelos y Superdry montó una especie de circuito de ficción con verdaderas motos que dejaban el poder a la imaginación para sentirte un verdadero piloto de carreras.

Exposiciones como la de Miranda Makaroff y sus originales ilustraciones o los vestidos lienzo de Manuel Ferandez firmados por pintores como Úrculo o Manolo Valdés. Una Biblioteca instalada para la ocasión con una gran colección de moda a la que ninguno se podía resistir. Un espacio de paz y de descanso donde podías aprovechar para seguir empapándote de moda. Varios escaparates rodeaban el recinto con las creaciones de los estudiantes de último cursos de las escuelas de moda más importantes de Barcelona. Y un espacio de arte donde varios artistas dejaron sus huellas en forma de pinturas.

Hubo tiempo de aprender en los workshops impartidos por escuelas de moda como El IED, IDEP, BAU, la Escuela de Moda de Felicidad Duce, la Escuela Guerrero o la Escola de la Dona. Talleres de accesorios, de creación de joyas efímeras, customización y tendencias a los que pudieron asistir profesionales o simplemente amantes de la moda llenos de entusiasmo y con ganas de completar su sabiduría fashionista. Para algunos había que estar previamente inscrito pero en general estaban abiertos al público y lo mejor de todo es que las escuelas de moda de la ciudad se involucraron en ello.

Todo esto vino acompañado de fiestas y música. Mucha música. Fiestas como “The Bloggers Night” o “The Branders Party” y conciertos que aunque pintaban de lo mejor, no obtuvieron el resultado esperado. El primer día estuvieron La Casa Azul, DJ Amable, DJ Gato y The Human League.

La falta de público no pareció afectar demasiado a las actuaciones pero no faltó la frase de Guille Milkiway(La Casa Azul) diciendo que éramos pocos pero bien avenidos. The Human League deslumbró en su máxima potencia, qué hubiera sido de los espectadores si no hubieran podido contemplar los movimientos sensuales y descontrolados de Susan, una de las bailarinas-coristas que consiguió dar un golpe de tuerca a la noche. DJ Amable llegó, pinchó y se fué, quizás por la poca respuesta que recibió del público y como colofón final DJ Gato.

El sábado el DJ internacional Shelbey Grey también pasó por el escenario sin pena ni gloria pero en el momento de la actuación de la Mala Rodriguez, el público se entregó 100%. Una Mala Rodriguez en su linea pero con un encanto y una sensualidad que envolvente. El último día los protagonistas fueron Stand up Against Heart Crime y Miranda Makaroff (que parece que está por todas partes últimamente).

La conclusión final después de esta séptima edición de “ The Brandery”es que este tipo de iniciativas valen la pena, no sólo para hacer negocios las grandes y pequeñas marcas, si no para enseñar a la gente que la moda es divertida sí se quiere ver. Que la moda es más que comprar en Inditex o en Mango.


Que hay muchos creadores y profesionales del sector que intentan darse a conocer y que es muy difícil. Demasiado para algunos. Eventos arriesgados y nuevos formatos son imprescindibles para que el mundo de la moda evolucione al tiempo que evolucionan los mercados. Nuevas formas e ideas son posibles gracias a todos los que están detrás de esto. Pero hace falta más reivindicación por parte de jóvenes y mayores del sector o amantes de él, hace falta una mejor y a más escala organización y hace falta llamar al mundo y abrirles las puertas de lo que esta pasarela significa.

Written By
More from Pili Mac

David Bowie, el ícono de la moda y de la música, héroe para siempre

Es curioso como la vida se nos pasa en menos de un...
Read More

1 Comment

  • Tengo muchas ganas de asistir a la proxima edicion. Un post genial y mut completo. Creo que ya era hora de que pudiesemos disfrutar de iniciativas de este tipo! 🙂

    A chic kiss 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *